Las rumbas de la exalcaldesa Luz Piedad Valencia

Fuente: Sandra Guerrero, El Quindiano

‘Ser pillo paga’. De esa afirmación puede dar fe la corrupta y hoy confesa ladrona Luz Piedad Valencia Franco, exalcaldesa de Armenia y excandidata al Senado por el partido Liberal Colombiano.

Indignación e incomodidad causó esa corrupta el pasado sábado cuando fue vista en compañía de sus chaperonas encopetadas, disfrutando de un evento musical en el Centro de Convenciones. La corrupta de “Luzpi”, bailaba y cantaba a viva voz todas las canciones del show musical, que, seguramente, pagó sus entradas con el dinero que se robó del Valorización.

Para quienes no saben el proyecto de obras por Valorización fue el entramado de corrupción más grande que ha sufrido la capital quindiana, presentado por Valencia Franco, cuando fungía como alcaldesa, ante el Concejo Municipal de Armenia en el Acuerdo N. 20 del 3 de octubre del 2014, el proyecto contemplaba “La construcción de un Plan de Obras de interés público, desarrollo urbano e importancia estratégica” costaría $126.000 millones de pesos, tendría 12 obras y una duración de 8 años, tiempo que por solicitud de la misma Valencia bajaría a 48 meses.

Estas serían las obras propuestas por “Luzpi”.

Pero lo bonito del proyecto se desdibujó y se tornó gris y opaco, cuando La Fiscalía General de la Nación comprobó que al menos 17.000.000.000 (Diecisiete mil millones de  pesos)  fueron directo a los bolsillos de ella y su entonces esposo Francisco Javier Valencia Salazar, alias “Pacho Valencia”.

Para 2014, “Pacho Valencia” ya había seleccionado al contratista al que le entregaría 10 de las 12 obras que serían financiadas con contribución de los ciudadanos y propietarios de bienes inmuebles en los estratos, 4, 5 y 6 afetados por obras de Valorización, los cobros fluctuaban entre los 9.800.000 y los 34.000.000 COP, por ser una Proyecto de Acuerdo Municipal suponían un pago obligatorio, aunque el proyecto expresa el cobro como un “aporte” más no como un impuesto adicional cargado al bien inmueble, quienes no paguen pueden ser embargados…

En la fiesta mencionada, A “Luzpi” para nada parecería afectar el hecho de que compartía auditorio con miles de ciudadanos víctimas de sus fechorías e infamia. Ni ética, ni respeto, ni vergüenza y mucho menos un mea culpa sentía en aquel momento… Ella solo se entregó al goce y disfrute que brinda un espectáculo musical. ¿Será que los criminales confesos no sienten vergüenza ni arrepentimiento?

Aunque muchos ciudadanos al verla sintieron incomodidad y malestar. Ciudadanos de bien, honrados, que día a día se levantan a trabajar y ganarse el pan de manera honrada y justa, nadie dijo nada, quizás por el miedo a ser vetados en sus trabajos o esferas políticas, pues se dice que “Luzpi” sigue manejando las riendas políticas/administrativas de algunas entidades estatales.

“Luzpi” fue capturada en abril del 2018 y posteriormente condenada por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, falsedad ideológica en documento público, peculado por apropiación y concierto para delinquir, la ley ordenó 77 meses de prisión de los cuales sólo pagó 25 y una multa por 50 mil salarios mínimos, multa que  pagó ni el 5%, pues se expresó en bancarrota, así es señores y señores se robó más de 17 mil millones de pesos pero le devolvió al erario público sólo 1.200 millones.

Hoy en pleno verano del 2023 Luz Piedad Valencia Franco goza de total libertad de movilidad, estabilidad económica, y derechos políticos… Puede salir y pasar sus vacaciones en un resort en la costa caribeña o en una isla privada, disfrutando de un buen mojito, pagado con dinero de valorización y en octubre no se extrañen si la ven en las próximas elecciones dando su voto a su hoy ungido candidato a la gobernación del Quindío, Atilano Alonso Giraldo Arboleda.

Y colorín colorado así que demostrado que ser pillo es bien pagado…

Esta información se publica por razones de interés

https://www.elquindiano.com/noticia/44971/las-rumbas-de-la-exalcaldesa-luz-piedad-valencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *