La silueta de las dos reinas

Fuente: La Crónica del Quindío

Fuente fotografía: La silla Vacía

En los eventos documentados del Medioevo europeo, uno de los relatos más recordados es el enfrentamiento entre María Estuardo, reina de Escocia, e Isabel Tudor, reina de Inglaterra e Irlanda; dos mujeres que, aunque nunca se conocieron, protagonizaron una rivalidad vitalicia que determinó el rumbo de lo que años más tarde se convertiría en el Reino Unido: la primera, como estandarte del catolicismo;
la segunda, enarbolando las banderas del protestantismo. Para sazonar más el chisme, recuérdese que eran primas, lo que no evitó que durante toda su vida se destrozaran la una a la otra por quedarse con el mando de las islas.
Como la columna no tiene la extensión para hablar de historia –ni es la intención-, le dejo al lector curioso la labor de buscar en Google.
Traigo a colación la relación de estos dos personajes jugando un poco al paralelismo de lo que nos atañe ahora en el Quindío: las próximas elecciones regionales. Y es que detrás de dos candidatos a la Gobernación puedo adivinar la silueta de las dos reinas, que en las sombras pretenden quedarse con el poder que alguna vez ostentaron en carne propia.
Una de ellas nacida para ser heredera. La otra escalando posiciones hasta lograr al tope. Una defendiendo los colores de su padre. La otra cambiándose al bando que la recibía sin pudor alguno. Una a cargo del departamento y la otra de su ciudad capital, enemistadas, haciéndose maldades de quinceañeras, mirándose por encima del hombro. El tiempo transcurrió y la Justicia pasó factura, sacándolas del reflector de la opinión pública. Pero no es de ignorar el hambre que tienen de poder, por lo que ahora las tenemos, con condenas encima, respaldando a dos aspirantes, mientras que una turba de focas entrenadas aplauden rabiosas su regreso al ruedo público.
Lo sorprendente no es el descaro… que debería serlo. Lo impactante es que podrían volver, recibiendo el favor de un electorado incapaz de pensar a futuro más allá de una semana. Porque si hacemos un ejercicio de memoria (ni siquiera riguroso), podemos acordarnos de lo que pasó con la Valorización que se robaron, con una plata que se perdió de la cuenta bancaria de la Alcaldía, la entrega de contratos departamentales a dedo cobrando coimas, la utilización de la EPQ como caja menor para campañas políticas, la exagerada destinación de regalías para la construcción de pozos sépticos.
Pero, acá viene otra ironía. Las dos reinas deben reconocer en silencio que sus vidas se parecen. Hoy ambas apadrinan candidatos con una fuerte relación con un hombre que busca quedarse con la institucionalidad quindiana para manejarla a su antojo, lo que las une en un mismo propósito. Ellas empeñadas en demostrarle a la otra quién manda, y la vida las vuelve socias. Porque en últimas el objetivo es amamantar la vaca de la contratación, quedarse con una billetera de un billón de pesos que les quedaría, y desviar los recursos; en eso, hay que reconocerlo; tienen una vasta experiencia.

Esta información se publica por razones de interés

https://cronicadelquindio.com/opinion/opinion/la-silueta-de-las-dos-reinas

2 thoughts on “La silueta de las dos reinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *