Grupo de Parra lapida a periodista. Por publicar la verdad, pidió su cabeza y logró que lo echaran de La Nueva Crónica

Fuente: Finito.pro

¿La estrategia de Parra fue amenazar a los bomberos y poner a los concejales a comprar votos por ‘Perea’?, se pregunta el hoy atropellado periodista David Salazar en una columna. Por medidas arbitrarias como esta, la campaña a la Gobernación de Cambio Radical se cae a pedazos.

FINIT⭕. El periodista David Salazar anoche jugó un partido de fútbol. Quería despejar su mente, pues había sido despedido de su trabajo en La Crónica por publicar una noticia en contra de la corrupción en el Quindío. Denuncia que el alcalde de Armenia, José Manuel Ríos, nombrado en el caso, pidió su cabeza para beneficiar la campaña a Jorge Ricardo Parra a la gobernación.

Salazar solo cumplió con su labor, informó; y lo hace desde siempre. Lo hizo cuando la Fiscalía General de la Nación realizó, en poco más de un año, 2 audiencias por corrupción al sufragante a 2 personas por apoyar a John Édgar Pérez Rojas ‘Perea’ en las pasadas elecciones a la Cámara de Representantes de marzo de 2022, lo que apareció en las páginas del diario.

Pero hoy, ante la persecución, se pregunta ¿quién estaba detrás de esta estrategia? Es buen investigador y tiene una claridad: “Jorge Ricardo Parra Sepúlveda, actual candidato a la gobernación del Quindío y gerente de la campaña del hoy congresista conocido como Perea, tendrá mucho que explicar”. Tomamos en este artículo apartes de un artículo publicado por él hoy en El Cuyabran Post.

En él hace énfasis en que Parra Sepúlveda era el gerente de la campaña de John Édgar Pérez Rojas, ‘Perea’, en las pasadas elecciones a la Cámara de Representantes, que se cumplieron en marzo de 2022.

¿Pero por qué el odio hacia Salazar? El primer caso fue dado a conocer por él en el periódico La Nueva Crónica del Quindío cuando, gracias a la denuncia del comandante del cuerpo de Bomberos Voluntarios del corregimiento de Barcelona, en Calarcá, fue capturado, el día de las votaciones al congreso, el hoy concejal Gustavo Adolfo Herrera Zapata, conocido en la Villa del Cacique como ‘Silicona’.

La Fiscalía dijo, en audiencias, que el concejal había ofrecido de a $20.000 a las personas que se acercaban a un colegio a votar para que su intención fuera cambiada y sufragaran por el hoy congresista conocido como ‘Perea’.

La Policía capturó en flagrancia al concejal con 7 tarjetones y dinero que al parecer estaba destinado para comprar los votos para el entonces candidato ‘Perea’, que estaba acompañado por Parra Sepúlveda, actual candidato a ocupar el piso 19.

No todo terminó ahí para Parra Sepúlveda. Faltaba una audiencia más y fue la de Lina Janeth Pino Sánchez, exsecretaria del actual alcalde de Armenia, José Manuel Ríos Morales, y ¿qué denunció Salazar?, que en el cuarto piso de la alcaldía de Armenia, en una oficina, Pino se reunió con los bomberos oficiales de la capital quindiana, con contratistas, y les decomisó sus celulares para decirles, de acuerdo con la Fiscalía, que tenían que conseguir votos para ‘Perea’, que tenían que publicar la publicidad del actual congresista en sus redes sociales y estados de WhatsApp.

La Fiscalía dijo en audiencia que, la ‘Negra Pino’, como es también conocida, les manifestó a los funcionarios y contratistas que debían conseguir votos para que ‘Perea’ fuera representante a la Cámara o de lo contrario no serían otra vez contratados y por ende perderían sus trabajos.

Pero… ¿quién dio las ordenes? La orden de que el concejal estuviera en Barcelona comprando votos por ‘Perea’; de que la ‘Negra Pino’ le dijera a los bomberos y contratistas que debían votar y conseguir votos por ‘Perea’ so pena de no perder sus empleos.

Todos los caminos conducen al gerente de la campaña de John Édgar Pérez Rojas, ‘Perea’, el que decía las estrategias para que fuera elegido como representante a la cámara en el 2022; sí, el actual candidato a la gobernación del Quindío, Jorge Ricardo Parra Sepúlveda. Y desde mi interior surge una pregunta: ¿Parra, ¿usted dio la orden?

Por publicar sin miedos, Salazar recibió la carta de fin de su contrato, el cual iba hasta mediados de 2024. La Nueva Crónica no se ha pronunciado, pero como el medio más tradicional del departamento, debe ser arropado por todos, no obligado a autocensurarse, pues de lo contrario se atenta en contra de su deber ser.

La campaña de Parra autodestruye porque tiene que autodestruirse aquello que usa la amenaza como arma contra el mismo pueblo. Quien escribe este artículo también fue objeto de idéntica persecución por parte del mandatario local. David ya tiene varias propuestas para seguir trabajando, pues como se ha especializado en perseguir ratas, se ha convertido en un gato que por los misterios de su especie siempre cae parado.

Esta información se publica por razones de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *